6.3.11

Stalin



Stalin

Camarada destructor, pudiste dar vuelta
en cuatro el mundo, como una frazada.
Te detuvo la tos de tu resaca. Esto es,
la tierra que levantó tu maza.
Es raro que nacido para dominar, como parece,
el mundo no cupiera en tu bárbara progenie.
Y aun es raro cómo actúa el golpe del cielo:
ya sin gracia, pero lo que es más: uniendo en caos congelado,
trazando surcos, granjas colectivas sobre un mapa
ardiente y vacío y poco dionisíaco.

Jorge Aulicino

Foto: Soldados soviéticos celebran el triunfo de Stalingrado, el 31 de enero de 1943. Archivo El País

1 comentario:

José A. García dijo...

Hay que ser un muy buen poeta para poder darle sentido a la vida de una persona como Stalín, icono de un siglo, igual de nefasto que tantos otros...

Saludos

J.