14.2.15

Las palabras muerte o angustia de las que provienen los versos

Las palabras muerte o angustia de las que provienen los versos
no concurren a ellos, no los hacen mejores. Y de ellos están tan lejos
como esa casa pintada por Dora Carrington
al pie de una montaña entre los árboles mágicos.

No por allí hay entrada.
Es sólo la llegada.

Luego, dirás blandiendo el adjetivo imprevisto, la asociación,
el nexo imaginativo, que las olas rompen junto a la prisión marina
desde la que el convicto tiene, al menos, la visión lunar.


(inédito)

3 comentarios:

Ana Franza dijo...

En ese poema de apariencia breve, como en el relato de Kafka, transcurre más que el tiempo de una vida: "La vida es asombrosamente corta. Ahora, al recordarla, se me aparece tan condensada, que por ejemplo casi no comprendo como un joven puede tomar la decisión de ir a caballo hasta el pueblo más cercano, sin temer-y descontando la mala suerte-que aun el lapso de una vida normal y feliz no alcance ni para empezar semejante viaje".Si hubiera que escribir un ensayo sobre los últimos poemas, tal vez habría que comenzar citando esa parábola kafkiana como paradigma de una lectura que tampoco tendría por qué justificarlo.Me ha conmovido mucho este poema. Me parece que es la puesta en abismo del conjunto.

Felipe dijo...

Muy buenas las páginas y los poemas, pero ¿por qué insiste en calificarlos de "inédito" si los está publicando acá?

Jorge Aulicino dijo...

Gracias por los comentarios.
Felipe: es la costumbre. "Editado" significa para mí impreso sobre papel, ya sea que éste tenga forma de libro, periódico o volante. Por lo demás, debería ponerse "inédito hasta ahora", pero esto último se suele dar por sentado. Gracias por su observación. Veré qué hacer.